Era una vez en un pueblo muy lejano. Vivía una familia y había dos hermanos. Resulta que sus padres no les querían nada y les dijeron: iros de casa, vale. Y no volváis. Estaban tristes y asustados no sabían que hacer, ¿y que hacemos? Decidieron hacerse una casa para vivir en ella. Y acabó la historia.

 

Anuncios